Nota 02 – Praga

by Diciembre 5, 2017

“Is it necessary to talk about what we do? Instead of doing it?
Maybe that’s why in State of Encounter don’t live the words.
As human beings we always want to be right all the time.
And perhaps that is why our thoughts should not be important to manifest our actions.
Because our interpretations, of any action would, stop our actions.”

Esta frase la escribí mientras estaba escuchando el panel de Will Daddario y Matthew Goulish “Live dramaturgy!?: Jay Wright’s The Tuning of Grammar and Syntax”.
Aunque esto que escribí no tenga relación directa con algún hecho durante el panel, sí fue una reacción a ella. A la manera de un movimiento involuntario.
Pero ¿a qué iba esta frase?

Estaba percibiendo, en casi toda la bienal, mucho interés en el análisis de cada hecho. Y es comprensible ya que el pensamiento esta ligado mucho más al “análisis” que al “hacer”. Fue entonces que vi en retrospectiva lo que hacemos en “estado de encuentro” y me di cuenta que todo sucede dentro y durante el encuentro.
En una sesión de estado de encuentro emergen momentos diferenciados de escucha, análisis, manifestación, retención, prospección. Cada momento es un hecho en sí mismo. El “tiempo” esta presente como elemento que encadena cada momento. En este contexto el análisis modifica al acontecimiento que esta siendo analizado, ya que interactúa de inicio a fin.
Por el contrario, el análisis en un entorno académico es un ejercicio posterior al acontecimiento, y se tiene la creencia de que este análisis puede ampliar dicho acontecimiento.
Pero, ¿sería esto un análisis o más bien una interpretación del acontecimiento? Y dicho esto, ¿qué diferencia un análisis a una interpretación? O más bien, ¿qué los une?
Un análisis es un estudio profundo de algo con el fin de conocer sus bases, por consecuencia lo siguiente al análisis es una conclusión que proviene de una interpretación.
En este caso, si es que el análisis sucede luego del acontecimiento, no modifica y por consiguiente no amplía el hecho, sino mas bien lo convierte en un nuevo hecho. Y he aquí el porqué de la frase que escribí. Si bien es potencialmente contributiva la existencia de una interpretación (posterior) de un hecho, si es que hubiera una interpretación (durante) el acontecimiento, este no contribuiría sino mas bien paralizaría.
En una interpretación intervienen muchos más factores subjetivos que en un análisis, y es por ello que una interpretación (durante) el acontecimiento ocasionaría una ruptura, debido a que puede llevar una carga muy fuerte de auto censura. Una interpretación, en este contexto, funciona más bien como una “interposición”.
Por otro lado un análisis visto como una descomposición que provee de información útil para “hacer”, sí contribuye de manera activa si este se da durante el acontecimiento. El problema es que cuando se tiene una información es muy fácil cruzar la línea hacia la interpretación, ya que nuestro cotidiano apela siempre a una compresión de todo. Es por esto que es muy difícil que nuestra mente no le atribuya un significado a todo, (interpretación). Si es que no se tiene en cuenta esto, y se cae en la interpretación como consecuencia de este análisis durante la práctica, sí frenaría involuntariamente nuestro “hacer”, y lo que es muy probable, con una fuerte carga ética en la auto censura.

No podría haberme dado cuenta de esto si es que no hubiera estado ante una “sobre saturación” de interpretaciones en la bienal. Si bien el análisis es bueno para poder teorizar, a veces el abuso del análisis nos lleva a interpretaciones que pueden dejar la función de ayuda y convertirse en una “interposición”. En Estado de Encuentro no nos hemos puesto una consigna tan grande como la de no interpretar durante la práctica. Sin embargo sí se ha dado como consecuencia, tal vez nuestro sentido de supervivencia nos dio el privilegio de reconocer aquello que puede interrumpir lo básico de un intercambio, como se da durante las sesiones. Aquello que puede ocasionar una auto censura muy radical que corte nuestros intentos por comunicarnos. Por otro lado, sería mentira y pretencioso decir que no existe algún tipo de obstáculo, ni censura, ni interpretación durante nuestra práctica, sin embargo intentamos reducir nuestra humanidad para poder quedarnos con lo básico.

“¿Es necesario hablar sobre lo que hacemos? En lugar de hacerlo?
Tal vez es por eso que en Estado de Encuentro no viven las palabras.
Como seres humanos, siempre queremos tener la razón todo el tiempo.
Y tal vez por eso nuestros pensamientos no deberían ser importantes para manifestar nuestras acciones.
Porque nuestras interpretaciones, de cualquier acción, detendrían nuestras acciones.”

Lo básico puede ser más complejo si no se emplea aquello que manejamos con habilidad.

G.


Nota 01 – Praga

· by Septiembre 20, 2017

¿Por qué escribir sobre lo vivido en la “3rd Biennial Performance Philosophy Conference” en Praga después de dos meses, si no lo hice en ese momento?
Podría mencionar varios motivos con tal de no admitir mi falta de coraje por enfrentar este deber, como culpar a la pereza, al poco tiempo que dispongo para concentrarme en escribir, la confusión por tener que regresar al sistema después de haberme librado de ella por 7 semanas, y unos cuantos argumentos evasivos más que me llevaron a no escribir sobre ese asunto.
Aunque después de revisar todas mi notas sobre la bienal, prefiero quedarme con la sospecha de que quizás tenía que esperar a repensar las mismas ideas que me rondaban en ese momento pero en un contexto diferente.

Comenzaré por decir que el hecho de haber nacido en Lima y haber decidido vivir en Lima, tuvo como consecuencia en mi, la de estar configurado por defecto con la misma “paranoia cotidiana limeña” que el resto de mis vecinos, los cuales tienen esta configuración como si fuera una aplicación de acceso rápido. Pero recién pude percibir su uso cuando estuve en esta bienal en Praga.

Sabemos que toda ciudad sufre de una actitud aprendida, que se convierte en una interacción humana cotidiana que crea un sello reconocible de dicha ciudad. En el caso de Lima, es muy marcado ver a la gente a la defensiva, como si de esto dependiera su vida. Este estado de alerta a veces se sobredimensiona hasta el punto de creer que cualquier gesto, mirada, dicho o la mas mínima acción de otra persona tiene que ver con uno. Y es comprensible ya que sin este estado de alerta los demás arremeterían contra uno, así que no minimizaré esto. El problema llega cuando se convierte en paranoia, y lo que es peor aún creer que somos tan importantes para el resto que cualquier interacción humana va dirigido hacia nosotros. En fin, ya dedicaré más lineas en otro momento para hablar sobre este asunto. Por ahora explicaré el porqué hablar sobre este punto.

Cuando estuve por Europa en esas semanas de prospección, tuve la oportunidad de escuchar y ver propuestas parecidas a la de Estado de Encuentro, pero desde otra perspectiva, con otra praxis, y por consiguiente, apropiados para una interpretación y valoración en términos académicos. El conflicto estuvo cuando intenté explicar lo que hacemos. No era por el idioma, sino mas bien por el hecho de explicar lo que no intentamos explicar desde la práctica. Si bien a veces las palabras ayudan a redondear una idea, en nuestro caso la destruye. ¿Estado de Encuentro debería usar las palabras para explicar lo que hace?. Al hacerme esta pregunta noté que una parte de mi viaje era una paradoja. Estar en una bienal de performance y filosofía cuando lo nuestro no es ni uno ni otro, por lo menos no en términos académicos, era un conflicto para mi.
Entonces escribí algo como cuestionamiento a lo que estaba escuchando en plena bienal:

“Is it necessary to talk about what we do? Instead of doing it?
Maybe that’s why in State of Encounter don’t live the words
As human beings we always want to be right all the time.
And perhaps that is why our thoughts should not be important to manifest our actions. Because our interpretations of any action would stop our actions.”

En mi pobre inglés, esto era no sólo un duro cuestionamiento a lo que estaba viendo y escuchando de sus propuestas, sino también a lo que veía en nuestra práctica. Muchas veces en nuestro intento por no ser invisibles usábamos las estrategias que les funcionaban a otros colegas, pero lo que no nos dábamos cuenta es que estábamos contradiciendo a Estado de Encuentro con ello. En otro momento, profundizaré más sobre esto que escribí, el contexto en el que lo hice y lo que resultó de esto.
Lo que quiero resaltar ahora es que para mi era fácil cuestionar y encontrar las zonas sensibles en sus discursos artísticos donde podría provocar una herida, pero creo que eso era debido a la inercia de mi condición de limeño con ese estado de alerta que hablé lineas arriba. Llegué con la idea de no permitir que Estado de Encuentro sea invisible en ese contexto, pero estaba en un estado agresivo sin que hubiera alguien con el afán por invisibilizarnos. Me costó mucho el cambiar mi estado para poder interactuar, sin embargo pude saber lo beneficioso que también tiene esa configuración limeña. Recuerdo haber pensado durante la bienal que la crítica tibia o la complacencia es lo que nos hace daño a los artistas. Pero después reflexioné sobre ello, en estos días de regreso a Lima, y ahora pienso que no lo hacían apropósito y que quizás el haber estado a la defensiva en ese momento me sirvió para notar las zonas vulnerables que ellos no estaban viendo. Tal vez piensen que estoy teniendo una apreciación sobredimensionada de mi ego crítico, puede ser cierto y quizás lo que veía no era crítica tibia en ellos, sino que llevaban lentes oscuros que no les permitía ver a poca luz. No estoy seguro de ello pero de lo que si estoy seguro es que la complacencia es dañina en todo contexto.
Pero, ¿cómo diferenciar una crítica tibia de una complaciente?. Por ahora creo que esto no importa. Lo que importa es no perder el tiempo pensando si los demás son complacientes con nosotros, sino procurar no ser complacientes con nosotros mismos. Ser autocomplacientes es lo que nos hace daño a los artistas.

G.


Estado de Encuentro – Contribution to Performance Philosophy

· by Julio 3, 2017

State of Encounter (Peru) is a proposal research for a methodology of collective creation. This search has a structure of communication based on phrases (actions). These phrases are the basic elements of the final composition.

Our methodology, which begins by restricting the first creative impulse, allows us to see creation in terms of human construction instead of artistic construction.

State of Encounter is a manifesto in itself, that does not pretend to propose an ideology, nor an artistic style, nor a pedagogical methodology. It is rather a constant quest as artists in ourselves as human beings. Without artistic pretensions.


Diálogo y Procesos – Estado de Encuentro (día 04 – Pablo Alvez y Ana Trincão)

· by Junio 16, 2017

Streaming (transmisión) en vivo con los artistas de performance Pablo Alvez Artinprocess y Ana Trincão


Diálogo y Procesos – Estado de Encuentro (Día 03 – Streaming Session)

· by Junio 9, 2017


Diálogo y Procesos – Estado de Encuentro (día 01 – MAC Lima)

· by Mayo 4, 2017

Mesa de Diálogo a partir de la práctica de Estado de Encuentro – MAC Lima – 04 mayo 2017


Diálogo y Procesos – Estado de Encuentro (convocatoria)

· by Marzo 15, 2017

Workshop “Diálogo y Procesos – Estado de Encuentro”

Cuando reaccionamos en el ejercicio de nuestras frases, un acontecimiento podría ser la aparición de una regla, que puede ser aceptada o rechazada a través de patrones de relación desde y sobre el material.

Objetivo:

Compartir nuestro proceso de investigación con la finalidad de ampliar algunos conceptos relacionados a la creación contemporánea colectiva.

Contenidos:

– Modo de composición a tiempo real.

– Principio de la caja de herramientas como activación del “hacer”.

– Dispositivos para el juego: exploración de lo lúdico como consecuencia y no como propósito.

– Sensibilidad atenta y minuciosa de relaciones recíprocas.

– Procesos de interrelación y comunicación a través de frases.

– Frecuentar una tensión común.

– Predisposición a lo imprevisto

Dirigido a toda personas interesadas en procesos de creación no finitos.

Este evento se realiza en asociación con:

Performance Philosophy Research Networkhttp://performancephilosophy.ning.com/

Para mayor información escríbenos al correo:

estado.de.encuentro@gmail.com

o en nuestro fan page:

https://www.facebook.com/estadodeencuentro


Comentarios acerca de estado de encuentro (sesión 02)

· by Enero 30, 2017

En este mundo en el que la gente se esfuerza por lograr una técnica para llegar a la perfección, esforzarse para no lograrlo es un acto obsceno.


Comentarios acerca de estado de encuentro (sesión 01)

· by Enero 30, 2017

El juego de frases, probablemente se propone como un espacio que no es totalmente ni externo ni interno, sino más bien como una zona intermedia que convoca a los dos, mediante un proceso que persigue ir más allá de la ilusión (individual- omnipotente) hasta alcanzar cierta creación transicional (compartida-frágil).


Idealidades sobre nuestra Práctica.

· by Agosto 11, 2016

I

La idea se completa con el otro. Individualidad común.

La individualidades que existen en los “artistas” se pierden con las acciones compartidas.

No es la acción misma sino lo que está pasando con el otro. La espera es física. Todo es materia neuro-física.

Parece que vamos a descubrir algo. La acción es física sobre la materia desde la materia. Juego con materiales desde diversas dimensiones.

Pre expresividad como espera. Existen esperas que son más intensas que otras, hay detonadores de pensamiento más intensos que otros.

Estamos argumentando en el momento de estar haciendo.

¿Por qué requerir tanto tiempo, es necesario tanto tiempo?

La práctica no nos presiona, no hay esfuerzo en la articulación de ambos para conectar sino que se realiza sin alta presión.

Provocar alimentarse con la espera, con lo físico del/ lo Otro.

Espera de la aparición de un cuerpo (material), sin idealismo, sin violencia o precipitación.

El hacer y luego pensar. ¿Cómo se relaciona esto con la vida fuera de la practica?

El tiempo se hace neuro-físico, se puede evidenciar, no es el tiempo cronológico.

El análisis se hace a partir de la convivencia en la propia práctica.

12795170_1769184943296993_244319671779224679_o

II

Una imagen ( fenómeno que se hace presente,vivo) no se prospecta, proyecta o planifica como efecto individual aislado, más bien ella surge a partir de cierto defecto (carencia), que es resultado de un proceso de contribución visual-somática entre diversos individuos con niveles particulares de atención y espera.

 

III

La exploración es similar a la de un niño. Un juego que se realiza por primera vez con el material, (cuerpo-materia) olvidando la utilidad por la cual fue diseñado el objetivo-objeto.

La abstracción de lo cotidiano.

Cuando aparece la palabra se desvanece lo hecho anteriormente.

(Entonces podríamos afirmar que lo que llamamos imagen, es por un momento, el efecto producido por el lenguaje en su silencio repentino…Sabiendo esto, se conocería desde la crítica estética como del psicoanálisis, que la imagen se detiene sobre el lenguaje justo allí ante el abismo de la palabra _ ¬P.Fédida)

 

IV Cuerpos.

El cuerpo agotado por la exigencia, el cuerpo en recuperación, el cuerpo abandonado, es un cuerpo que evidencia el uso que se le da.

El cuerpo es también un material en nuestra práctica.

El material (objeto, gesto, tiempo) se va impregnando una parte de nuestra corporalidad al usarlo. Pero si el material es nuestro cuerpo ¿de qué queda impregnado entonces?